ILUMINANDO NUESTRO FUTURO | Opinión


Por: José Ramón Amieva Gálvez.

En 1960 el entonces Presidente Adolfo López Mateos como una respuesta a los abusos que durante 55 años habían cometido las empresas extranjeras cobrando hasta 4 veces más, el costo real de la energía eléctrica a los hogares mexicanos, modificó el artículo 27 constitucional para que correspondiera exclusivamente a la Nación, la generación y la prestación del servicio correspondiente.

En ese momento inició la electrificación del país, que en más de una mitad se alumbraba solo con velas o quinques de petróleo. Sin embargo, con la artera extinción de “Luz y Fuerza del Centro” y la mal llamada “Reforma Energética” de 2013 nuevamente se abrió la puerta a los consorcios para iniciar un control del mercado de oferta de la luz eléctrica, resultado que a la fecha ha redituado en el deterioro y su utilización de la infraestructura energética del país, en el cobro injusto del servicio (pagan más las familias y menos los grandes consumidores) y el camino de la privatización de la extracción de nuestros recursos naturales, como es el litio (que se ocupa en pilas portátiles)

Como una respuesta ante ese retroceso histórico y ataque a nuestra soberanía energética, nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador envió una iniciativa al Congreso de la Unión con los siguientes alcances:

1._ Comisión Federal de Electricidad tendrá hasta el 54% de la capacidad de producción de la energía eléctrica del país, dejando el restante 46% a la iniciativa privada.

  1. _ Desaparece la estructura burocrática de los órganos administrativos reguladores existentes y sus funciones se transfieren a la Secretaría de Energía.

3._ Se priorizan las fuentes y métodos para la generación de energía considerando la capacidad y potencial de la estructura pública sin dejar a un lado el uso de energías limpias y la posibilidad a las empresas para invertir en la producción.

4._ Se dispone que el Estado conservará la rectoría sobre la explotación y distribución del litio riqueza de todas y todos los mexicanos.

Esta iniciativa nos permite retomar el camino para una transición energética en donde los consumidores domésticos tengan acceso a una tarifa justa, a un servicio digno y a una herencia de las actividades estratégicas y riqueza nacional que serán legado para futuras generaciones, ojala que dichos alcances también reivindiquen la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas como actores fundamentales de esta soberanía energética.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: