Mujeres violetas movimiento de ayuda que crece en Hidalgo

Por redacción

Asociación Civil que brinda apoyo a mujeres violentadas mediante asesoría legal y psicológica.

PACHUCA Hgo.- El estar en un ambiente libre de violencia duele y se paga un precio muy alto para obtenerla, pero vale la pena luchar por ella, el tiempo que fui violentada me lastimó pero no me doblegó y cuando decidí actuar y quitarme las cadenas de opresión y maltrato todo cambio, por ello no quisiera que más mujeres pasen por esto, para eso estamos aquí señaló en entrevista, Ayerim Tovar Pérez, presidenta de la Asociación Civil “Mujeres Violetas”, movimiento feminista que cada día cobra más fuerza y tiene mayor presencia en el estado.

Lo que viví durante diez años en los que por diferentes factores no me atreví a romper los lazos de maltrato físico, emocional, económico, psicológico y laboral, no se lo deseo a nadie, por ello el deber moral que tengo con mujeres que se encuentran en estas condiciones, es tan grande como el valor que tuve al momento que di ese paso para dejar de ser una más de la estadística de mujeres maltratadas en este país explicó la activista social.

Originaria del municipio de Tula, Tovar Pérez, cuenta la amarga experiencia que vivió con su ex pareja y padre de sus dos hijas que le dieron fortaleza para salir del infierno y posterior superar el trauma que esto representa y que fue el inicio de este proyecto que ahora es una realidad, y al que en poco tiempo se han sumado muchas personas que como ella, con el corazón, luchan por cambiar este grave problema que enfrenta la sociedad y que afecta a miles de mujeres en toda la nación.

Con apenas siete meses de conformada, la agrupación sin fines de lucro en la que se brinda asesoría y seguimiento legal a mujeres maltratadas así como ayuda psicológica y de acompañamiento integral para superar el difícil proceso, “Mujeres Violetas”, cuenta con presencia y personal de apoyo en Mineral de la Reforma, primer municipio del estado en unirse a este programa de asistencia social, Mineral del Monte y el más reciente Zapotlan de Juárez, a los cuales próximamente está por incorporarse Omitlán y siete demarcaciones más como parte del proceso para llegar a las 84 localidades de la entidad.

La titular del movimiento mencionó que actualmente la asociación cuenta con 19 personas activamente dedicadas a las tareas de apoyo a víctimas que se acercan, pero son alrededor de cien integrantes más, entre prestadores de servicios y voluntarios que desinteresadamente apoyan de diferentes maneras a mujeres que viven procesos de violencia y discriminación.

Afortunadamente puntualizó, la mayoría de instancias de gobierno estatal y municipal han entendió la importancia de sumarse y colaborar desde el ámbito de su competencia a estas acciones de prevención y combate a la violencia de género en sus diferentes modalidades. 

Sin embargo no todos los servidores públicos lo ven desde ese punto de vista, aún hay resistencia de parte de autoridades que no les queda claro la necesidad de implementar acciones y estrategias para detectar, perseguir y sancionar a quienes atentan contra la integridad de las mujeres, tal es el caso del gobierno municipal de Pachuca que encabeza Sergio Baños, quien se ha mostrado renuente hacia esta iniciativa, a la que por causas que solo él conoce, han imposibilitado que la capital del estado donde más incidencia de violencia doméstica e intrafamiliar se registra, se integre a este movimiento de ayuda para este sector de la población.

Desde un ámbito de colaboración y compromiso de servicio, el proceso para que los Ayuntamientos en su papel de primer contacto con la sociedad se sumen al movimiento Violeta, es fundamental, tomando como base la sensibilización del ejecutivo y su personal desde una perspectiva de género así como el conocimiento de temas legales a seguir, pero sobre todo de contar con refugios permanentes  para mujeres maltratadas que lamentablemente en el estado no los hay y que son parte de los compromisos que los gobiernos municipales deben atender para formar parte de este programa en favor de mujeres vulneradas.

La labor es titánica, más aun si de tocar puertas, vencer vicios, doblegar machismos y obtener justicia integral se trata, recalcó Ayerim Tovar, quien aseguro que sin importar envidias y protagonismos que también los hay entre las mismas mujeres, continuará con esta tarea que por ningún motivo permitirá se politice o desvirtúe en aras de buscar o satisfacer egos personales o intereses de grupo, que jamás estarán por encima de la necesidad y sufrimiento de una mujer maltratada que en la asociación, siempre encontraran una oportunidad de cambiar su vida.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: